youtube arrow share facebook twitter mail
Inicio > Engagements > En centrales

Desarrollar centrales fruteras ejemplares


Blue Whale se esfuerza en reducir su huella ecológica en cada etapa de su proceso de producción. Es el caso en el campo así como en las centrales de acondicionamiento.

1. La valorización de la fruta que no cumplen las normas

Toda la fruta Blue Whale se somete a controles de calidad que evalúan varios criterios (tamaño, color, azúcar…). Si la fruta no cumple las normas, baja de categoría y sigue una segunda vida para que sea valorizado en compota, zumo, sirope…

2. El reciclaje de los residuos orgánicos:

las frutas deterioradas o dañadas se valorizan para convertirse en mantillo, azúcar o metano.

3. La preservación del recurso en agua:

en central, Blue Whale elimina poco a poco los procesos que gastan agua. Cuando llegan en la central, las manzanas se descargan en canales para calibrar llenos de agua. El agua de estos canales se filtra con una técnica natural a base de arena y carbón activo. O sea, una economía que representa unos 4 000m³ cada año.  

4. El almacenaje en Extême ULO:

las centrales Blue Whale son equipadas con instalaciones frigoríficas de última generación que gastan menos energía. Usan un nuevo tipo de conservación que consiste en bajar la tasa de oxígeno y aumentar la tasa de CO2 para bloquear la maduración de la fruta. Este método permite limitar los tratamientos químicos después de la cosecha.

5. Reducción del consumo de energía:

la mayoría de las centrales Blue Whale tienen paneles solares en sus techos que permite cubrir una parte de sus necesidades. Tienen también lámparas LED que son más económicas que lámparas clásicas y puertas automáticas para evitar las pérdidas de temperatura.